Antifúngicos,  Candidas,  Experiencias,  Salud

La Arcilla tu gran aliada contra la Candidiasis

Soy una gran fan de los tratamiento naturales contra la Candidiasis. La naturaleza nunca deja de sorprendernos con las soluciones que aporta para todas las enfermedades y desequilibrios que sufrimos tanto los seres humanos como también los animales.

La arcilla por ejemplo, es muy efectiva en la lucha contra la Candidiasis pero pocas personas la utilizan o conocen porqué es tan efectiva. Así que en este post me gustaría daros otra perspectiva de la lucha contra la Candidiasis a través de este elemento utilizado desde tiempos ancestrales.

¿Cuáles son las propiedades de la Arcilla?

La Arcilla tiene múltiples propiedades como por ejemplo: es altamente antiinflamatoria, depurativa, refrescante, calmante, desintoxicante, antibiótica, cicatrizante, desinfectante, hidratante, tonificante y ayuda a regular múltiples funciones de nuestro organismo.

Además, este fango impide la proliferación de bacterias, virus, hongos u otros elementos patógenos y al mismo tiempo estimula y refuerza las defensas de nuestro organismo.

También ayuda a mantener la salud de nuestro aparato digestivo y favorece la digestión. Entre otras muchas funciones: alivia los dolores estomacales, neutraliza el exceso de acidez, protege la mucosa gástrica, reestructura la flora y la mucosa intestinal y favorece la evacuación de heces y gases.

¿Cómo puedes utilizar la Arcilla contra la Candidiasis?

Pues depende del tipo de Candidiasis. Si sufres de una infección fúngica en tu piel puedes utilizarla por vía externa mediante el uso de compresas y cataplasmas.

Y para Candidiasis vaginales, orales o intestinales se puede ingerir a nivel oral. Ahora vamos a hablar un poco sobre las peculiaridades y el modo de preparación de cada tipo de Arcilla.

Arcilla para uso tópico

Para utilizar la arcilla tópicamente, sobretodo para infecciones fúngicas cutáneas, debéis mezclar la arcilla con agua.

Para conseguir una buena mezcla el agua que utilicéis debe ser de buena calidad (no del grifo) y para hacerlo se debe utilizar un bol no metálico porque sino la Arcilla pierde propiedades. Para la mezcla puedes utilizar un bol de cerámica, o de cristal o por ejemplo de madera. Se debe conseguir una mezcla como de mayonesa ligera, que se aplique fácilmente pero que no chorree. Para potenciar al máximo las cualidades de la Arcilla la podéis dejar al sol unos 5 minutos antes de utilizarla para que se impregne de todos los beneficios que aporta el astro rey.

También podéis mezclar la Arcilla con aceites esenciales como el Aceite esencial de árbol de té o el aceite esencial de orégano para incrementar sus propiedades antimicóticas.

Yo os recomiendo preparar una cierta cantidad y guardarla en un bote cerrado en el que la arcilla se mantenga húmeda para poder usarla a menudo.

Para poner la arcilla sobre la piel yo humedezco una gasa, la abro y la relleno de arcilla y la coloco sobre la zona afectada hasta que se seca.

Arcilla para uso oral

Para otro tipo de Candidiasis la Arcilla también se puede tomar a nivel oral.

En el caso de las arcillas pensadas para ingerir, éstas carecen de arena e impurezas. Han sido trabajadas hasta conseguir un polvo más fino que el de las destinadas a uso tópico.

Para ingerir correctamente el fango debes preparar una especie de «leche de arcilla». La Arcilla es tan eficaz que con una pequeña dosis diaria basta para que sea efectiva contra una gran cantidad de dolencias, incluída la Candidiasis.

Según el libro «Curar con Arcilla» basta con una cucharadita diaria en el caso de los adultos y media en el caso de los niños menores de diez años.

Para preparar la arcilla se recomienda disolver la cucharadita en un vaso de agua mineral sin hervir y bebérsela inmediatamente después de levantarse o justo antes de acostarse.

Es recomendable hacer una primera cura de agua arcillosa muy diluida, mucho líquido y alimentación sana durante tres semanas para atacar la Candidiasis con toda la artillería. A continuación, suspender la toma de arcilla durante siete días y a continuación volver a empezar. Pasado un tiempo la arcilla podrá tomarse en semanas alternativas o dejarla si la dolencia ya ha remitido.

Consulta con un especialista antes de empezar a tomar arcilla.

Tipos de Arcilla

Los diferentes tipos de arcilla poseen en general las mismas cualidades pero, aquí viene la diferencia, en proporciones muy dispares.

Esto explica porqué una arcilla puede ser eficaz para una dolencia determinada o para una persona concreta y no para otras. Por eso es muy importante consultar con especialista antes de decidirse que tipo de arcilla utilizar.

Actualmente las más solicitadas en los herbolarios son:

  • La Arcilla Blanca: Está compuesta sobretodo por silicio y aluminio y es muy eficaz en la protección de las mucosas gástricas e intestinales, por lo que es genial para tomarla oralmente. Es muy conocida por sus cualidades cicatrizantes, antiinflamatorias y antibacterianas. Además ayuda a combatir el estreñimiento.
  • La Arcilla Verde: Es la más famosa y utilizada de todas. Es muy rica en magnesio pero también contiene potasio, silicio, cal y fosfatos, entre otros elementos. Como cataplasma tiene un gran poder antiinflamatorio e ingerida es conocida por calmar las úlceras del estómago y regular las funciones del intestino.
  • La Arcilla Roja: es de color rojo porque es muy rica en óxidos de hierro. Esta arcilla es muy utilizada en medicina para realizar curas gástricas y cicatrizar úlceras o colitis.

También podéis encontrar Arcilla negra, muy utilizada para cicatrizar y regenerar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *