Alimentación,  Candidas,  Salud

Candidiasis y depresión

La Candidiasis es una infección que presenta muchos síntomas diferentes. Puede provocar desde infecciones cutáneas a acné, intolerancias alimenticias, cefaleas constantes o incluso depresión.

¿Por qué la Candidiasis puede provocar depresión?

Cuando el sistema intestinal, que actúa como un segundo cerebro,
no está equilibrado no se puede ser feliz. Para conseguir el bienestar de nuestros intestinos lo primero de todo es asegurarnos de que disfrutamos de una microbiota saludable y si sufrimos un exceso de Cándidas en nuestros intestinos, estamos muy lejos de conseguirlo.

Nuestros intestinos son los responsables de producir el 95% de la serotonina que generamos los humanos. La serotonina no es más que un neurotransmisor que es clave para regular nuestro estado de ánimo. La serotonina, por ejemplo, es la encargada de producir sensaciones de bienestar y placer, regular el sueño, gestionar el estrés o también la actividad sexual.

De normal, como ya hemos comentado en otros posts, el hongo Cándida ya está presente en nuestro sistema digestivo, especialmente en nuestros intestinos. Su trabajo no es otro que el de ayudar en la absorción de algunos nutrientes.

Normalmente la población de cándidas en nuestros intestinos está «controlada» por las bacterias buenas y por nuestro sistema inmunológico. Sin embargo, cuando se altera este equilibrio, por ejemplo como consecuencia de la toma de antibióticos o por consumir demasiados carbohidratos, la Cándida, que se trata de un hongo muy oportunista, puede multiplicarse sin control. Al incrementarse tan rápidamente, las cándidas recubren el revestimiento de nuestro tracto intestinal y suprimen la capacidad de éstos de producir o secretar serotonina.

¿Qué puedo hacer para mejorar la salud intestinal y prevenir la Candidiasis y la depresión?

Lo más importante para mejorar la salud y la microbiota intestinal y de paso prevenir la candidiasis es seguir una alimentación saludable y ecológica que ayude a mejorar tanto nuestro bienestar como nuestra felicidad. Por el contrario, una dieta desequilibrada satura el organismo de tóxicos, lo que influye negativamente en nuestra salud física y emocional, y a la larga desencadena una tendencia a la inestabilidad y los estados de ánimo depresivos.

Para conseguir una salud intestinal óptima yo os aconsejo :

Eliminar los azúcares refinados

Las fluctuaciones del nivel de glucosa en la sangre afectan de manera directa a nuestro equilibrio emocional. O sea, si tomamos azúcares refinados las sensaciones de bienestar no dejan de ser momentáneas y a continuación, y de forma muy rápida, aparecen irritabilidad y mal humor, en cambio, los azúcares complejos de absorción lenta (que encontramos en cereales integrales, legumbres y verduras) facilitan que nuestra energía física y anímica sea más estable y positiva.

Tomar frutos secos y semillas

El magnesio y las vitaminas del grupo B intervienen en las sustancias cerebrales que regulan el estado de ánimo. Los alimentos ecológicos destacan por su elevada aportación de magnesio, un mineral muy presente en semillas, frutos secos, legumbres, hortalizas y también frutas.

En cuanto a las vitaminas del grupo B, éstas las encontramos básicamente en granos integrales, levadura, huevos y también sardinas.

El aminoácido del bienestar: Triptófano

El triptófano es una aminoácido esencial responsable, en gran medida, de la secreción de la serotonina, lo que conocemos como la hormona de la felicidad. Podemos encontrar triptófano en dátiles, plátanos, aguacates, cacao o algas espirulina.

Probióticos

Los Lactobacillus son «bacterias buenas» que encontramos en nuestros intestinos y que actúan como defensas para impedir el crecimiento de patógenos, bacterias nocivas o hongos en nuestro aparato digestivo. Podemos consumir alimentos que contengan lactobacillus como por ejemplo el chucrut, el te kombucha o el Kéfir para aportar un «chute» de defensas a nuestro cuerpo.

Cuidar el hígado

Un mal funcionamiento hepático aumenta los niveles de estrés, la inflamación y provoca sensaciones de frustración y agresividad. Para cuidar el hígado es muy importante restringir todo lo que más les satura (exceso de alcohol, azúcar, café, fritos y productos ultraprocesados) y al mismo tiempo potenciar alimentos altamente depurativos como por ejemplo: cítricos, umeboshi, algas, germinados, verduras de hoja verde…

ALIMENTOS QUE ME AYUDAN A MEJORAR MI SALUD INTESTINAL

Pasta de Umeboshi

Chucrut, col fermentada

Té Kombucha

Miso

Kefir de soja

Nueces

.

.

Si quieres más información puedes consultar nuestra biblioteca recomendada AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *