Alimentación,  Experiencias,  Salud

Aprende a leer las etiquetas de los alimentos para comer más sano

Los que queráis seguir una dieta sana ya sea por problemas de salud, para perder peso o simplemente para preservar el bienestar corporal y sentiros mejor, yo siempre os recomiendo que os baséis en «el real food«. En resumen, que os alimentéis, fundamentalmente, con productos que vuestra bisabuela sabría reconocer como: verduras, hortalizas, fruta, proteína animal, legumbres, frutos secos, hierbas o semillas.

Además, siempre que sea posible, lo más recomendable es consumir productos ecológicos, que estén libres de sustancias químicas como pesticidas o hormonas. Y al mismo tiempo, que los productos que compréis no estén almacenados en plástico. El plástico desprende numerosas toxinas que se introducen y afectan a nuestro organismo.

También es importante aprender a leer las etiquetas de lo que compremos en el supermercado. Así que en este post os daremos unos cuantos consejos:

Fíjate en los ingredientes, no en la composición

La composición especifica los porcentajes de azúcares, grasas y proteínas que tiene un alimento. Pero a veces puede ser confusa. En cualquier carbohidrato encontraréis azúcar, pero a menudo no sale especificado en azúcares. Por lo tanto, lee bien los ingredientes para hacerte una idea de lo que llevan.

No te fíes de etiquetas que pongan «sin azúcar»

A menudo ingredientes que no llevan azúcar contienen otro tipo de endulzantes, que pueden ser naturales o no, y casi tan nocivos como el mismo azúcar.

Cuanto más sencilla sea la etiqueta mejor

Cuanto más corta sea la lista de ingredientes que contiene un alimento mucho mejor. Sobretodo debes evitar los productos que contengan aditivos, conservantes y potenciadores de sabor.

Los ingredientes siempre aparecen marcados por orden de cantidad

Los ingredientes siempre aparecen marcados de mayor cantidad a menor cantidad. Busca siempre ingredientes donde el orden de los ingredientes sea coherente con una buena alimentación.

No os olvidéis de mirar la sal

En estos momentos es obligatorio que las productos indiquen la cantidad de sal que contienen. Antes podía aparecer únicamente sodio. Los nutricionistas recomiendan no superar los 5 g diarios en el consumo de sal.

Verificar el tamaño de la porción

Toda la información en la etiqueta se basa en el tamaño de una porción. Pero la mayoría de los paquetes contienen más de una. Así que vale la pena comprobar que los ingredientes especificados sean por porción.

Escoged alimentos que sean bajos en grasas saturadas

Para poneros un ejemplo, es mejor comprar leche descremada que leche entera. La leche descremada tiene sólo una pequeña cantidad de grasa saturada mientras que la leche entera tiene 5 gramos de grasa saturada por porción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *