Alimentación,  Paleo

¿Qué desayunar si sigues la dieta anticándidas?

Para mucha gente, incluida yo, el punto más difícil de seguir una dieta Paleo estricta en la que tampoco se pueden tomar café, zumos o fruta: es el desayuno.

Yo siempre había asociado el desayuno a leche, a tostadas, a chocolate, a embutidos, a croissants, a zumo de naranja… y de repente me decían que todo esto no valía, así que

¿Qué podía comer? ¿Cómo iban a ser a partir de ese momento mis desayunos?

La verdad es que me costó unos días buscar alternativas y adaptarme a una nueva rutina, pero al final tampoco fue tan difícil y encontré bastantes alimentos que podían ayudarme a fijar unos nuevos hábitos alimenticios que al final tampoco estaban nada mal.

Por cierto, para las que desayunáis fuera de casa ya os digo que es complicado seguir haciéndolo. Para empezar, el café ya no se puede tomar y la mayoría de panes y bollería tampoco, así que para las que os gusta desayunar en cafeterías quizás durante algunos meses deberéis dejarlo aparcado.

Pero ¿Qué comía (y sigo comiendo aún muchos días) para desayunar durante mi dieta anticándidas?

1. HUEVOS

Una tortilla por la mañana era y sigue siendo uno de mis desayunos favoritos. Además se pueden hacer tortillas de verduras, de espinacas, de calabacín… nutritivas y buenísimas

2. TOSTADAS DE TRIGO SARRACENO O DE HARINA DE ALMENDRA O DE HARINA DE COCO

Resulta un poco difícil de encontrar un sustituto del pan blanco o integral de toda la vida. Aunque cada vez hay más panaderías que venden distintos tipos de panes, la mayoría aún no ofrecen muchas alternativas al plan blanco y a la bollería tradicional.

Pero por suerte a día de hoy se pueden encontrar en tiendas especializadas bastantes pseudocereales que se pueden comer durante toda la dieta anticándidas (eso si, con moderación).

El primero de ellos y mi favorito es:
El Trigo Sarraceceno. Principalmente lo compro en los Supermercados Veritas. La verdad es que es un pan que de normal no está nada bueno, pero tostado y con un poco de aceite está delicioso. Tiene muy buen sabor.

También se pueden tomar panes hechos a partir de harinas de almendra o de coco que puede elaborar uno mismo en casa. Me costó unos cuantos días encontrar una receta que me gustase (prometo compartirla muy pronto) pero al ser harinas caras y tirando a dulces no me terminaron de convencer del todo. 

Otra opción también es comprar cereales elaborados de trigo sarraceno, como por ejemplo este de la marca Bionsan o quinoa bio como esta de Naturacereal

3. GRASAS BUENAS

Por grasas buenas entendemos al aguacate, el aceite de oliva o el salmón. Ya os digo yo que una tostada de trigo sarraceno con aguacate, salmón y huevo duro sabe a gloria. 

4. QUESOS VEGANOS

Para las que echéis de menos a los lácteos hay la posibilidad de comprar quesos veganos. Aunque cuidadín, se deben tomar con moderación porqué aunque la mayoría están elaborados con leche de coco, también pueden contener patata

5. JAMÓN SERRANO

El jamón Serrano se puede tomar durante toda la dieta anticándidas. Es una excelente fuente de proteínas y además es un producto natural de primerísima calidad. 

6. YOGUR DE COCO

El yogur vegano elaborado con leche de coco es una buena opción para las que queremos introducir otro sustituto al lácteo de toda la vida. Aunque la verdad es que el sabor es muy distinto y a mi personalmente no me termina de convencer. Es un producto como más pesado, que me llena muy rápido y que no termino de digerir bien.

7. BEBIDAS VEGETALES

Bebidas vegetales como leche de arroz, de coco, de avena… eso si evitando siempre la leche de soja!!!! También nos debemos fijar en las etiquetas de estas bebidas vegetales para saber la cantidad de azúcar que contienen antes de comprarlas

Para hacer más divertida la ingesta de estas bebidas  yo les ponía o un poco de canela (que es un gran antiinflamatorio) o les añadía semillas de Chía (que son una gran fuente de Omega 3). Puedes encontrar las semillas de Chía en muchos supermercados o en webs como: Promofarma o también en Amazon.

8. BATIDOS DE VERDURAS 

Algunos días a la semana tomaba y sigo tomando un batido de verduras naturales que contiene básicamente espinacas, un poco de manzana y lima y sabe riquísimo. Prometo compartir pronto la receta.

Y hasta aquí a grandes rasgos lo que tomaba por desayunar durante todo el tratamiento anticándidas. Realmente lo que me faltó fue encontrar algún sustituto a lo dulce que fuera relativamente fácil y asequible. Así que si tenéis alguna sugerencia no dejéis de comentarlo.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *