Candidas,  Salud

¿Tengo Cándidas?

Todos los seres humanos tenemos Cándidas en nuestro organismo.

En su estado normal residen en pequeñas cantidades en los intestinos, en la piel, en las membranas mucosas, incluyendo la cavidad oral, la faringe o el esófago, en la vejiga urinaria o en los genitales.

En su estado habitual son totalmente inofensivas pero si se multiplican pueden desencadenar una infección que es muy molesta y que conocemos como Candidiasis.

La Candidiasis puede tener lugar en diferentes partes del cuerpo como son la boca, la vagina (en las mujeres), la piel y también en el sistema digestivo.

Candidiasis bucal, vaginal o en la piel:

El diagnóstico es bastante sencillo. Puede ser a través de una muestra observada a través del microscopio o también se puede realizar un cultivo.

La candidiasis intestinal:

Es mucho más difícil de diagnosticar y además presenta síntomas tan diversos que pueden confundirse con otras enfermedades pero aún así se puede diagnosticar a través de:

– Un análisis de sangre en el que se comprueban los niveles de eosinófolos y de basófilos. Si los primeros están muy elevados y los segundos muy bajos es una señal de que hay alguna alteración bacteriana y sobrecrecimiento de levadura.

– Si se tienen la mayorías de los síntomas de la Candidiasis

– Test de la arabinosa en orina: Es un tipo de azúcar que durante una Candidiasis no se metaboliza adecuadamente en la orina y puede dar resultados de test muy elevados.

– Si da positivo el test del Vaso y la Saliva. Es una prueba que sugiere Andreas Moritz en su libro «Lo Secretos Eternos de la Salud» y que se realiza del siguiente modo: a primera hora de la mañana, justo al despertarnos debemos enjuagarnos la boca, posteriormente llenar un vaso de agua, juntar un poco de saliva y escupir en el vaso.

Posteriormente observaremos la saliva durante una media hora, especialmente en los primeros minutos, porque si se tiene una Candidasis aparecerán al menos unos de los siguientes indicios:                   

– Hebras: se forman a partir de la saliva y descienden hacia el fondo del vaso                   

– Presencia de saliva de aspecto extraño en el fondo del vaso                   

– Pequeñas motas turbias que se encuentran suspendidas en el agua

Por cierto, cuando más rápido se formen las hebras y los pequeños grumos oscuros, más extendida estará la infección.

En cambio, si la saliva se queda flotando por la superficie y el agua se mantiene clara, es síntoma de que no hay ninguna infección. 

Y sobretodo si tenéis alguna sospecha de que podéis tener Candidiasis no dudéis en acudir al médico para que os haga el cultivo o los análisis pertinentes.

Durante todo mi proceso de curación yo fui realmente muy pesada y no dejé de hacer un cultivo cada quince días hasta que el resultado fue que estaba libre de patógenos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *