Alimentación,  Candidas,  Salud

No logro perder peso ¿Tengo Candidiasis?

Uno de los síntomas más habituales de una Candidiasis es el aumento de peso o la dificultad para perder ese peso aunque se coma muy poquito o se haga muchísimo ejercicio.

El desequilibrio de bacterias que sufrimos en el intestino las personas que sufrimos una Candidiasis es el culpable de esta situación. Las Cándidas por un lado pueden ralentizar el metabolismo y por el otro interrumpir los procesos normales de desintoxicación, lo que facilita un aumento de peso contra el que es muy difícil luchar.

Candidiasis crónica: El síndrome oculto del siglo XXI (Alternativas)
37 Opiniones
Candidiasis crónica: El síndrome oculto del siglo XXI (Alternativas)
'Candidiasis crónica' es un revolucionario libro que te abrirá los ojos a un nuevo concepto de salud y enfermedad a partir de un trastorno muy extendido, pero poco conocido. Con el enfoque de la moderna nutrición ortomolecular, la nutricionista Cala H. Cervera analiza y propone un innovador y eficaz tratamiento para la candidiasis crónica y da pistas para diagnosticarla.

No podrás perder peso si previamente no has matado a las Cándidas

Tenemos que tener muy presente que hasta que no hayamos regulado la cantidad de Cándidas que viven en nuestro intestino no podremos bajar de peso realmente. De hecho, diversos estudios como el publicador por: Nature Research, han demostrado que existe una estrecha relación entre la obesidad y los desequilibrios en la microbiota intestinal.

Perder peso requiere de un metabolismo eficiente y de un intestino sano. Sin estas dos premisas resultará muy difícil adelgazar y para conseguirlo la dieta sola no bastará.

¿Por qué razones la Candidiasis no te permite adelgazar?

Demasiadas toxinas en el cuerpo

Como el resto de hongos y bacterias que habitan en nuestro cuerpo las Cándidas nacen y mueren constantemente. Al morir, como ya vimos en el post sobre la Candida Die Off, las Cándidas liberan una corriente constante de toxinas que llega al torrente sanguíneo. Si tenemos una población estable de Cándidas, nuestro cuerpo asume perfectamente éstas toxinas que las Cándidas liberan al morir. El problema se presenta cuando tenemos una población muy superior de Cándidas.

Al liberarse una cantidad de toxinas tan grande en tan poco tiempo, los procesos de desintoxicación de nuestro cuerpo se alteran y especialmente un órgano como el hígado, que se encarga de limpiar nuestra sangre de toxinas, se ve abrumado y no puede trabajar con normalidad.

Al no poder desintoxicar nuestra sangre de tal cantidad de toxinas el hígado reacciona almacenando algunos de estos metabolitos de Cándidas para más tarde. Desafortunadamente, los almacena junto a las células grasas de nuestro cuerpo. En el caso de las mujeres alrededor de las caderas, del vientre y de los muslos. Convirtiendo las reservas de grasa en auténticos vertederos de «productos tóxicos» listos para reciclar cuando quede «algún» hueco libre en la agenda del hígado.

Rebajas
Toxinas zero. La salud a través de la depuración
2 Opiniones
Toxinas zero. La salud a través de la depuración
En este nuevo libro, el Dr. Cidón propone una serie de caminos para evitar la degradación de la salud del hombre moderno. Vivimos en tiempo de grandes avances tecnológicos pero, sorprendentemente, de escaso cuidado hacia nuestra salud. Las enfermedades son siempre el resultado de una reacción del organismo a la intoxicación. Una innumerable cantidad de toxinas que antes no formaban parte de nuestra vida cotidiana, como drogas, agregados químicos y biológicos de todo tipo en la cadena alimentaria, la irrupción de los teléfonos móviles o de las radiaciones electromagnéticas, los plásticos y metales de síntesis utilizados en envases y botellas, los alimentos transgénicos o el exceso de azúcares, por citar algunos de los nuevos intrusos, provocan en nuestro organismo daños indeseados y evitables.'
Antojos Constantes de Azúcar

Las Cándidas necesitan alimentarse de azúcar para crecer y reproducirse. Es por eso que las personas que sufren de Candidiasis Crónica a menudo experimentan un deseo constante de alimentos dulces ricos en carbohidratos. Pero aunque consuman muchos alimentos con azúcar este antojo nunca parece ser saciado.

Si bien muchos antojos de ciertos alimentos se reducen a necesidades meramente psicológicas, un antojo de azúcar inducido por las Cándidas también es físico. La levadura Cándida se alimenta de grandes cantidades de azúcar y almidón, lo que hace que sus niveles de azúcar en la sangre bajen. Cuando esto sucede, su cerebro cree automáticamente que necesita MÁS y MÁS azúcar para que sus niveles de azúcar en la sangre vuelvan a subir. Esto desencadena la producción de hormonas que provocan el antojo de alimentos dulces.

Por supuesto, comer más alimentos dulces solo vuelve a poner en marcha el proceso, lo que resulta en un círculo vicioso. Des esta forma, en su deseo de alimentarse, las Cándidas contribuyen a un exceso de peso.

Rebajas
Que tus alimentos sean tu medicina (ALIMENTACIÓN)
22 Opiniones
Que tus alimentos sean tu medicina (ALIMENTACIÓN)
'¿Eres lo que comes? La respuesta es: sí. La influencia de la alimentación en nuestra salud es indudable. Descubre las mejores formas de preparar los alimentos para aprovechar sus cualidades al máximo. Identifica a tus aliados y enemigos en la cocina. ¿Abusas de los lácteos? ¿Te apasionan los fritos? Este manual desvela cómo la alimentación puede aliarse con nosotros y convertirse en nuestra medicina. Aliméntate de manera consciente y aprovecha las propiedades curativas de determinados alimentos.
Un sistema inmunológico demasiado estresado

Ya hemos visto que las Cándidas liberan una gran cantidad de toxinas y estas toxinas, aparte de comprometer el funcionamiento del sistema hepático, también afectan al sistema inmunológico.

Una toxina en concreto que producen las Cándidas, el acetaldehído, afecta tanto al sistema endocrino como también al sistema inmunitario.

Las Cándidas, al producir acetaldehído, sobrecargan las glándulas suprarrenales, que son las responsables de producir el cortisol, una de las hormonas más importantes para el funcionamiento del sistema inmunitario y de respuesta del estrés. Unas glándulas suprarrenales estresadas elevan los niveles de cortisol y éste como respuesta de emergencia ordena a nuestro cuerpo a retener la grasa y a almacenarla para su uso posterior. Desafortunadamente, la Candidiasis perpetúa este patrón en el que el cuerpo almacena grasa todo el tiempo, en lugar de usarla para obtener energía.

Fatiga Crónica

Las Cándidas afectan enormemente a los niveles de energía de nuestro cuerpo. Al liberar la toxinas como la toxina acetaldehído, de la que ya hemos hablado en los párrafos anteriores, las Cándidas pueden causar síntomas como fatiga y depresión.

Como resultado, los enfermos de Candidiasis a menudo luchan por encontrar energía y motivación para hacer ejercicio o incluso para levantarse de la cama por las mañanas.

Por supuesto, esta falta de movilidad y este sedentarismo significa que realmente no se queman calorías y por lo tanto el aumento de peso aún es mayor.

Así que para las personas que quieran perder peso y que sospechan que puedan tener Candidiasis. Es fundamental quitarse de encima las Cándidas antes de empezar una dieta. No sirve de nada cortar únicamente la ingesta de calorías si tenemos las Cándidas campando por nuestros intestinos a sus anchas. El esfuerzo será inútil.

.

.

Si quieres más información puedes consultar nuestra biblioteca recomendada AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *