Candidas,  Experiencias

¿Qué he aprendido con la Candidiasis?

Hoy escribo un post un poco a modo de desahogo. También espero que este post anime un poco a todas y también a todos los que estáis pasando por este infierno llamado Candiadisis crónica. Especialmente a todas las que sufrís el horror de la Candidiasis vaginal crónica. Siento mucho que tengáis que lidiar con estas «dichosas» levaduras. Pero también espero que este post os dé muchísimos ánimos. Si yo lo he conseguido, vosotras también podéis.

La lección de la Candidiasis

Cada cosa mala que os pasa en la vida también es una lección. Como dice el dicho: «A veces se gana y a veces se aprende«. Las Cándidas son una lección de vida. Aprendes a valorar cuando estás bien, a cuidarte, a conocer mejor tu cuerpo y sobretodo, aprendes que tu cuerpo es frágil, que el equilibrio es efímero, y que vale la pena, y mucho, cuidarlo para que se mantenga bien durante mucho tiempo.

Las Cándidas son un aviso

La Candidiasis crónica, sea vaginal o no, es un aviso que nos manda el cuerpo de que algo anda mal. De hecho, aunque sea «una putada» los que sufrimos el sobrecrecimiento de estos hongos somos afortunados porque tenemos la oportunidad de cambiar lo que no está marchando bien. Quizás estemos comiendo fatal, o bien tenemos un estrés laboral inhumano o a lo mejor estamos inmersos en relaciones tóxicas. Hay mil y una formas de debilitar nuestros organismos hasta que éstos nos dicen basta. La Candidiasis puede ser la oportunidad que necesitamos para cambiarlo absolutamente todo.

La Candidiasis nos hace crecer como personas

Una Candidiasis crónica no se puede curar sin nuestro esfuerzo, nuestra implicación y sobretodo nuestra fuerza de voluntad. No hay una pastilla o una crema mágica que nos elimine la Candidiasis de golpe y porrazo. De hecho todo esto ya lo hemos probado y no ha funcionado. Somos nosotros quienes nos decidimos curar, quienes participamos de la curación. Cambiamos nuestra forma de comer, nuestros hábitos diarios, nuestra forma de socializar, de comprar… también somos los que nos motivamos cuando tenemos un mal día, los que nos alegramos de cada pequeño avance, quienes introducimos nuevos hábitos y decimos adiós a otros que ya no volverán.

La lucha contra la Candidiasis nos hace tomar consciencia de lo que somos y de todo lo que somos capaces de hacer para sanar. Cuando vamos ganando su lucha nos aporta tanta autoestima que los que salimos de ella ya no somos los mismos que éramos antes de que las Cándidas invadieran toda nuestra vida.

Las Cándidas nos abren nuevas oportunidades, incluso laborales

Si, la Candidiasis también puede ser la puerta hacia un nuevo mundo laboral.

Durante nuestra lucha contra la Candidiasis debemos aprender mucho sobre muchas cosas: Alimentos, hierbas, ejercicios, medicina, acupuntura, medicinas naturales, plantas… Todo este aprendizaje nos acerca a nuevas disciplinas que anteriormente seguramente ni conocíamos.

Todas las personas que hemos sufrido Candidiasis Crónica hemos cambiado muchos hábitos y hemos incorporado el interés por algún hábito en concreto. Tengo alguna amiga que después de la Candidiasis adora cocinar recetas paleo, otras que han aprendido sobre yoga, sobre meditación…

No es extrañar que alguna de ellas se decida por trabajar en alguno de estos sectores con el tiempo.

Yo por ejemplo me he puesto a estudiar botánica, quiero saber más sobre las propiedades de las plantas y como éstas pueden influir en nuestra curación. Seguramente nunca me dedique a nada de esto, pero estoy disfrutando mucho del aprendizaje.

Todo irá bien

Así que amiga, si estás luchando contra la Candidiasis piensa que si pones de tu parte irá bien. Apenderás, crecerás y a lo mejor empieces una nueva vida que te hará muy feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *