Candidas,  Experiencias,  Salud

Mi experiencia con la vaginosis bacteriana

Muchas de las personas que hemos sufrido de Candidiasis Vaginal recurrente, también podemos tener episodios de Vaginosis Bacteriana.

Desgraciadamente cuando perdemos el equilibrio de nuestra vagina, a menudo, a la mínima, o vuelve la Candidiasis o bien la Vaginosis.

¿Qué és la Vaginosis Bacteriana?

Es una infección vaginal muy frecuente que normalmente ocurre a mujeres en edad fértil.

En su estado habitual, el entorno vaginal tiene un pH ácido. Este pH ácido ayuda a que no se desarrollen bacterias nocivas y mantiene una flora bacteriana «buena», compuesta mayoritariamente por «lactobacillus», o sea bacterias buenas. Sin embargo, si por alguna razón el pH se vuelve menos ácido, nuestra salud vaginal se puede ver muy afectada.

Es muy importante mantener el pH vaginal equilibrado, pero a menudo, este equilibrio puede verse alterado por factores como: la toma de antibióticos, un lavado excesivo, la misma menstruación, dispositivos como el DIU, el semen o por tener relaciones sexuales sin preservativo. Este desequilibrio puede ocasionar que disminuya la población normal de lactobacillus y que en su lugar crezcan otros organismos o bacterias como la: Gardnerella vaginalis

¿Qué síntomas provoca la Vaginosis Bacteriana?

La verdad es que a muchas personas que la sufrimos a menudo no provoca síntomas. Pero si los provoca son muy similares a los de la Candidiasis Vaginal. Normalmente se tiene una mayor secreción de flujo vaginal que puede adoptar un color gris, blanco o verdoso. También puede producirse una olor vaginal fétida como a pescado y también puede ocasionar cierta comezón vaginal o ardor al orinar.

¿Por que las personas que sufrimos de Candidiasis vaginal crónica somos también más propensas a sufrir Vaginosis Bacteriana?

Básicamente porque de por si tenemos tendencia al desequilibrio. Cada vez que sufrimos una Candidiasis o una vaginosis, la flora vaginal queda completamente destruida. Por desgracia, le cuesta más recuperar su equilibrio habitual y a menudo las recaídas son habituales. Nos cuesta mucho volver a tener una flora equilibrada y sana.

También porque después de múltiples tratamientos con óvulos vaginales, nuestras vaginas quedan muy tocadas. Y es difícil para ellas volver a funcionar sin la ayuda «extra» de estos óvulos.

¿Podemos hacer algo?

Si. Hay algunos pequeños «truquillos» que nos funcionan a casi todas. Llevar ropa interior de algodón. Según mi ginecólogo si es de color blanco mejor para evitar posibles toxinas de los tintes industriales. No lavarse excesivamente la zona genital, no utilizar desodorantes vaginales o papel higiénico perfumado, comer alimentos que contengan probióticos como por ejemplo chucrut, yogur, kéfir, kimchi o la famosa Kombucha. También utilizar preservativos cuando se tengan relaciones sexuales. O si vuestro ginecológo os lo recomienda tomar un suplemento de probióticos para prevenir posibles recaídas.

También si se sufre alguna recaída se pueden tomar baños de asiento de aceite de árbol de té, que es una de mis opciones favoritas, o también funciona muy y muy bien el vinagre de sidra de manzana. Ambos aceites ayudan a equilibrar el ph vaginal.

¿Cómo fue mi experiencia con la vaginosis bacteriana?

Yo sufrí el «primer brote» de vaginosis bacteriana al llevar 8 meses libre de Candidiasis. Fue poco antes de Navidad y fuí a ginecología de urgencias temiendo que hubieran vuelto las Cándidas. Pero no, era vaginosis. La doctora me recetó unos óvulos que me quitaron la vaginosis pero con tan mala suerte, que en vez de devolverme el equilibrio, me hicieron rebrotar la Candidiasis.

Para mi sorpresa, con unos óvulos vaginales, pude eliminar la infección por Candidiasis pero seguí sufriendo dolores intermitentes durante unos meses porque mi flora vaginal estaba muy resentida.

Al cabo de unos meses, por diferentes cuestiones que no tienen nada que ver con las infecciones vaginales, recuperé algunos cultivos vaginales que me hicieron en años anteriores, desde el 2012 al 2017 y para mi sorpresa vi que en dos de ellos se me había detectado vaginosis bacteriana por sobrecrecimiento de Gardnerella vaginalis. ¿Y por qué anteriormente la vaginosis no me daba problemas? ¿Cómo se me curaba si no hacía nada en particular por qué ni me enteraba? Pues porque en ese momento mi vagina, al no haber sufrido ninguna Candidiasis, estaba más fuerte y ella misma recuperaba el equilibrio.

Así que amigas, todas las que habéis sufrido Candidiosis o vaginosis. Intentad comer alimentos con probióticos, utilizar preservativos durante las relaciones sexuales y sobretodo utilizad siempre ropa interior de algodón. Ayudar a mantener el ph natural de nuestra vagina es la mejor preveción posible contra las infecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *