Candidas,  Experiencias,  Salud

Causas de la Candidiasis

La Candidiasis no es más que un desequilibrio en nuestro organismo. Nuestro cuerpo está programado para que el equilibrio prevalezca. Está preparado para combatir las amenazas externas que le llegan (virus, bacterias, polución…) y para mantener a raya todas las bacterias u organismos que en él habitan, incluso las cándidas. Pero cuando algo hace que ese equilibrio se rompa, las cándidas, que son unos hongos oportunistas, se multiplican sin control y ponen patas arriba toda nuestra salud.

Debemos tener en cuenta que aunque haya un detonante claro que desencadene la Candidiasis, el proceso de enfermar no ocurre de un día para otro. Por ejemplo, mi candidiasis vaginal crónica empezó después de una toma de antibióticos, pero yo hacía meses que sufría muchos dolores de cabeza y además tenía hongos en las uñas del pie que no se marchaban por más productos que les pusiera. Tenía varios síntomas que se pueden asociar con la Candidiasis, pero eran tan minúculos que yo ni les daba importancia.

A continuación os detallaré algunas de las causas más importantes que pueden generar Candidiasis:

Dieta rica en Carbohidratos y en azúcares

Aunque la pirámide alimentaria de la OMS propaga desde hace décadas que la base de nuestra alimentación deben de ser los carbohidratos, especialmente los cereales, la verdad es que esta dieta no puede ser más nociva para nuestro cuerpo. La base de nuestra alimentación debe ser parecida a la que comían nuestros ancestros, basada en verduras, hortalizas y proteínas.

Pizzas, cereales (aunque sean integrales), galletas, bollería, pastelería, chuches, refrescos… todos estos alimentos no son más que caldo de cultivo para la Candidiasis.

Las Cándidas se alimentan principalmente de azúcares, les encanta la glucosa. Cuando comemos carbohidratos liberamos gran cantidad de glucosa, y terminamos por alimentar a las Cándidas, fomentando su expansión y debilitando nuestro sistema inmunológico.

Estrés permamente

Ya vimos en este post la estrecha relación entre el estrés y la Candidiasis. Pero en resumen, el estrés en los humanos es habitual pero está pensado para cortos espacios de tiempo.

El estrés nos ha permitido sobrevivir como especie. Durante la prehistoria el estrés nos alertaba si venía algún peligro o nos hacía actuar durante una inclemencia. El problema del estrés prolongado es que al actuar durante tanto tiempo, requiere de tantos recursos corporales que a la larga debilita nuestro sistema inmunológico y afecta al funcionamiento normal de nuestro sistema digestivo, favoreciendo el crecimiento de las Cándidas.

Toma de antibióticos y medicinas

La toma de antibióticos y otras medicinas o incluso la píldora anticonceptiva provocan Candidiasis. Los antibióticos, como dice su nombre anti vida, no son más que medicamentos que matan todo lo que encuentran a su paso, tanto las bacterias buenas (nuestras defensas) como las bacterias malas, dejando camino libre para que las Cándidas se reproduzcan en masa.

Además la píldora anticonceptiva también puede provocar Candidiasis ya que paraliza el funcionamiento habitual del cuerpo de las mujeres.

Beber agua del grifo

El agua del grifo contiene cloro y el cloro mata todo lo que encuentra a su paso, también a nuestra flora intestinal. Por este hecho, puede matar las bacterias buenas que protegen nuestros intestinos, los lactobacillus, y desencadenar una Candidiasis.

Tener un sistema inmunitario deprimido

Las personas que sufren enfermedades como VIH o Cáncer pueden sufrir Candidiasis ya que tienen el sistema inmunológico deprimido. Pero también las personas «aparentemente» sanas pueden tener un sistema inmunitario débil a causa del estrés prolongado, o de una falta de nutrientes, o bien por hacer un uso abusivo de medicamentos, o de las drogas o el alcohol, también por la falta de ejercicio o por la contaminación.

Falta de Nutrientes

En esta sociedad de abundancia parece que todos estamos muy bien alimentados pero en realidad es lo contrario. Nunca antes en la historia había habido tantos alimentos pero habíamos tenido tanta desnutrición.

Los campos de cultivos actualmente están sobreexplotados, por lo que los alimentos que comemos cada vez contienen menos nutrientes. Además la comida que ingerimos está llena de antinutrientes como pesticidas o conservantes, que aún quitan más nutrientes a los alimentos, por lo que nuestra dieta es cada vez más pobre.

Las cándidas pueden aprovechar esta debilidad para multiplicarse. Es por eso que la comida ecológica (lo mejor es tener un huerto propio con unas cuantas gallinas) es una buena inversión.

Tener un bloqueo emocional

Este tema lo trata con mucho acierto Cala Cervera en su libro «Candidiasis tu amiga del alma«. Cuando tu cuerpo tiene algún tipo de bloqueo, algún trauma sin resolver o alguna pena muy grande puede desencadenar una Candidiasis. Por ejemplo, cuando no te atreves a dejar ese trabajo o esa relación de pareja que te está matando poco a poco, cuando estás resentido con alguna persona o situación, un duelo que no has superado…

Las Cándidas se aprovechan de cualquier debilidad para crecer. Y nuestro estado de ánimo o nuestras tristezas son una debilidad.

Yo empecé con la Candidiasis vaginal crónica después de la toma de antibióticos, parecí recuperarme y justo en ese momento tuve un aborto y las cándidas regresaron para no marcharse. Estaba tan triste que quizás mi cuerpo lo demostró así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *