Antifúngicos,  Candidas,  Salud

Candidiasis ¿Cómo escoger el mejor antifúngico natural?

La Candidiasis me ha hecho darme cuenta de que los alimentos son la mejor de las medicinas. Los mejores antifúngicos los encontramos en algunos alimentos que son muy fáciles de incorporar a nuestra dieta. Como por ejemplo: el ajo, el aceite de coco (siempre que sea orgánico y de primera prensada en frío) o el aceite de orégano.

Pero, ¿Cómo saber cuales usar? ¿Cuáles son las más efectivos? ¿A partir de cuando puedo empezar a utilizarlos?

Vayamos por partes…

Primero de todo

¿Qué son los antifúngicos y qué propiedades tienen contra la Candidiasis?

Pues los antifúngicos son los encargados de debilitar a las Cándidas hasta destruirlas. A grandes rasgos los antifúngicos debilitan los biofilms de las Cándidas, lo que impide su expansión.

En realidad existen diferentes tipos de antifúngicos que pueden acutar sobre las Cándidas de forma distinta. Pero la gran mayoría de ellos actúa directamente dañando la pared celular de los hongos y provoca que se mueran.

De momento, se ha demostrado que los antifúngicos naturales son los más efectivos contra la Candidiasis. A menudo, los antifúngicos que recetan los médicos son menos efectivos ya que las Cándidas, con el tiempo, son capaces de crear resistencia a estos fármacos o cremas. En cambio, los antifúngicos naturales siempre son efectivos.

ATENCIÓN: Si sospechas que tienes una candidiasis siempre debes consultarlo con un médico. Es importante que un profesional te haga un diagnóstico y te paute un tratamiento.

¿Solo con antifúngicos puedo curar mi Candidiasis?

Pues no. Los antifúngicos son igual de importantes que seguir una dieta sin azúcares (para debilitar a las Cándidas) y también tomar probióticos.

De hecho, los probióticos y los antifúngicos vienen a ser las dos caras de una misma moneda. Los antifúngicos son los encargados de debilitar y matar a las Cándidas. Pero mientras éstas mueren es importante reponer el intestino con bacterias buenas. De ésta manera sanaremos nuestro aparato digestivo y evitaremos que las Cándidas vuelvan a aparecer. Y justamente esto es lo que hacen los probióticos. Restituir nuestros intestinos con bacterias buenas para que nuestro sistema digestivo vuelva a la normalidad y evite futuras infecciones

¿Cómo y cuando empiezo a tomar antifúngicos?

Debe comenzar a tomar sus antifúngicos unas semanas después de comenzar la dieta anticándidas. Empieza muy lentamente. Al principio dosis muy bajas y ve aumentándolas poquito a poco. Piensa que una dosis demasiado grande podría matar a las Cándidas con demasiada rapidez y esto generaría una reacción rebote conocida como Die Off que no es nada recomendable. Por la misma razón, intenta dejar al menos unos días entre el momento en el que empiezas a tomar antifúngicos y el momento en el que incorporas los complementos probióticos.

También os recomiendo tomar varios antifúngicos al mismo tiempo. La Cándida Albicans, y también el resto de hongos Cándidas, son altamente resistentes a muchos medicamentos y antifúngicos. Pueden ajustar su fisiología para contrarrestar muchas amenazas diferentes. Sin embargo, aunque tienen la capacidad para sobrevivir a un antifúngico, no la tienen para sobrevivir a más de uno. Así que combina el uso de diferentes antifúngicos para asegurarte su eficacia.

¿Cómo escoger el mejor antifúngico natural?

Existen una gran cantidad de antifúngicos. De hecho en el próximo post os voy a preparar una lista de antifúngicos basntate grande. Sin embargo, en este post me gustaría hablaros de los 4 antifúngicos más utilizados y efectivos

ÁCIDO CAPRÍLICO


Este suplemento es un poderoso antifúngico que se presenta en forma de cápsulas. Es uno de los antifúngicos más utilizados en el tratamiento contra la Candidiasis. Aunque se puede sustituir por un alimento que contiene ácido caprílico en grandes cantidades: El aceite de Coco. Cuando estás luchando contra la Candidiasis se pueden tomar hasta 5 cucharadas soperas de aceite de coco al día, aunque se debe empezar con una dosis muy bajita (una única cucharada diaria después de levantarnos) para evitar la Candida Die Off.

Aparte de propiedades antifúngicas, el aceite de coco también tiene propiedades antivíricas y antibacterianas. Por eso yo tomo una cucharadita al día para intentar prevenir resfriados o infecciones en la garganta durante el invierno o en la primavera.

ACEITE DE ORÉGANO

El aceite de orégano se puede usar para tratar infecciones fúngicas tópicas o se puede tomar por vía oral en forma de cápsulas o de líquido. Si lo compras en formato líquido (personalmente yo siempre lo he tomado así), generalmente las instrucciones te indicarán que tomes entre 1-3 gotas por día diluídas en un vaso de agua. El aceite de orégano es bastante fuerte y siempre se debe tomar diluido en algún líquido.

En el año 2001 un estudio certificó la eficacia del aceite de orégano contra las infecciones por Candidiasis. Además, otros estudios posteriores, han demostrado que es muy potente en la lucha contra los parásitos o también contra los gusanos. Así que este aceite es muy útil también para todas las personas que también sufren de síndrome del intestino permeable (una condición muy ligada a la Candidiasis).

AJO

El ajo contiene un compuesto químico llamado Ajoene que presenta propiedades antifúngicas. De hecho, en 2009 se publicó un estudio que demostró que el Ajoene es eficaz contra el 98’2% de las levaduras, incluídas las Cándidas. Puedes leer el estudio en este link.

Puedes incluir el ajo en muchos platos diferentes, como condimento. También, para los más atrevidos, puedes picar un par de dientes y añadirlos a un vaso de agua o mezclarlos con un poquito de aceite de coco y tomarlos tal cual. Además también existen numerosos suplementos que contienen ajo.

EXTRACTO DE SEMILLAS DE POMELO

El extracto de semillas de pomelo es un potente antifúngico. De hecho, un estudio, publicado en el año 2004 demostró que este extracto era capaz de inhibir el crecimiento de la Cándida Albicans. Des de ese momento es uno de los antifúngicos más utilizados para luchar contra la Candidiasis.

Al tratarse de un antifúngico muy poderoso, se recomienda empezar con una dosis pequeña y sobretodo diluirlo con abundante líquido.

¿Cómo escojo el mejor antifúngico natural?

Cómo ya hemos visto anteriormente lo mejor es no casarse con ningún antifúngico en concreto porque las Cándidas tienen una gran capacidad de adaptación y pueden volverse resistentes. Lo mejor es utilizar varios antifúngicos al mismo tiempo. Por ejemplo, podéis tomaros un par de cucharadas de aceite coco al despertaros, cundimentar vuestros platos con ajo o tomaros un vaso con unas gotitas de aceite de orégano antes de acostaros.

También podéis tomaros algún suplemento vitamínico que contenga varios de estos componentes. Como ya vimos en este post.

¿Puedo tomar antifúngicos naturales si mi doctor me ha prescrito fármacos antifúngicos?

Primero de todo, siempre que creas que sufres de una infección por Candidiasis debes acudir a tu doctor/a. El o ella te puede recetar antifúngicos contra la Candidiasis como por ejemplo: el fluconazol  o el Itraconazol. Se trata de fármacos potentes, así que debes tomarlos como tu médico te indique y leerte bien el prospecto para que estés atento a posibles efectos secundarios o reacciones.

Por supuesto, aunque tomes fármacos antifúngicos puedes seguir tomando antifúngicos naturales que no son más que alimentos. Puedes hacerlo en dosis pequeñas o incorporarlos a tus comidas, como el ajo o el aceite de coco (muy utilizado para cocinar en los países asiáticos).

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *