Candidas,  Salud

Me han diagnosticado Cándida Glabrata ¿Y ahora qué?

Aunque hay más de un centenar de especies diferentes de Cándidas, la mayoría de infecciones fúngicas se producen por Cándida Albicans.

Pero, aunque ésta sigue siendo el patógeno responsable de más del 90% de las Candidiasis, cada vez más chicas sufrimos una candidiasis vaginal por hongos como la Cándida Krusei, la Cándida Tropicalis o, el patógeno emergente del momento, la Cándida Glabatra.

Pero, ¿Qué diferencias hay entre los diferentes tipos de Cándidas? ¿Son curables las infecciones por Cándida Krusei, Cándida Tropicalis o Cándida Glabatra?

Primero de todo debemos tener en cuenta que la mayoría de chicas que sufrimos o hemos sufrido de Candidiasis vaginal crónica hemos tenido, a menudo sin saberlo, una infección por especies de cándidas más minoritarias o de una combinación entre diferentes especies de Cándidas (incluida la albicans). 

Y, sí, los diferentes tipos de Candidiasis son perfectamente curables pero a menudo no utilizando exactamente los mismos medicamentos o el mismo tratamiento. 

Todas las especies de cándidas se alimentan a través de los azúcares así que en el tratamiento contra cualquier tipo Candidiasis seguir una dieta Paleo estricta es fundamental para conseguir su curación.

Además todos los antifúngicos naturales como el aceite de coco (orgánico y de primera prensada en frío), el aceite de orégano o el aceite de árbol de te son eficaces en el proceso de curación de cualquier tipo de Candidiasis.

Además la toma de probióticos es aconsejada en cualquier tipo de tratamiento. Al final, aunque presenten algunas diferencias, todas las especies de Cándidas no dejan de ser hongos que se alimentan, se multiplican y actúan de forma muy similar.

En cambio, la mayoría de especies de Cándidas que no son la albicans, son muy resistentes a los medicamentos tradicionales contra la Candidiasis, sobretodo a los fármacos azoles.

¿Esto significa que no hay ningún medicamento efectivo?

No. Si que los hay, por eso es importante acudir al ginecólogo lo más rápidamente posible, realizar todos los cultivos que haga falta y tomar los medicamentos que os recete.

Aunque eso si, según mi experiencia (yo sufría de Candidiasis por Cándida Krusei) únicamente con los medicamentos yo no conseguí acabar con este patógeno. Yo acabé con la Candidiasis gracias a la combinación de medicamentos, dieta, antifúngicos naturales y probióticos. Vamos, el combo completo. 

Así que por experiencia propia os digo que se puede acabar con la Cándida Glabrata, la Cándida Tropicalis o la Cándida Krusei. Sí, son más resistentes a la medicación tradicional (también són menos agresivas que la Cándida Albicans), pero aunque el proceso sea un poco más largo y más complejo, al final se terminan yendo y a menudo para no volver. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *