Candidas,  Salud

¿Se puede vencer la Candidiasis vaginal crónica?

Si has llegado hasta este post es que hace un tiempo que estás sufriendo Candidiasis Vaginal Crónica y aún no ves la luz al final del túnel. Has probado ya todo tipo de medicamentos, óvulos, cremas… has visitado infinidad de doctores y no sabes porqué las malditas Cándidas no terminan de desaparecer. 


Tranquila, somos muchas las que hemos estado como tu y que lo hemos conseguido. No ha sido fácil. Las cándidas son un rival silencioso y resistente pero las hemos vencido y podemos asegurar que tu también lo puedes hacer. 


Mi historia con las «malditas» Cándidas empieza en enero 2018. Después de tomar antibióticos por una infección de orina noto que hay un nuevo picor que no se va.

Nunca antes había tenido ningún problema con la candidiasis y ni sabía que eran un elemento a tener en cuenta en la flora vaginal.

Así que al ver que ese malestar no se iba me dirigí corriendo a urgencias y allí una amable doctora me examinó y recetó una crema y tres óvulos. Me dijo que después estaría bien y en un principio así fue. 


Durante las dos siguientes semanas estuve bien. Hice vida normal. Nada me molestaba y ya me había olvidado de esos «bichitos», pero de repente regresaron. No me lo podía creer. Pensé que quizás era culpa mía, que no me había aplicado bien el tratamiento (sí, todas en algún momento nos pensamos que estamos haciendo algo mal) y me dirigí al médico de nuevo para ver si me podía recetar algo.

Me recetaron unos nuevos óvulos y otra crema que me administré de la forma más escrupulosa posible. De nuevo estuve bien una semana y de repente regresaron otra vez. 
Fue en ese momento en el que me di cuenta de que algo no iba bien.

Regresé al médico en busca de respuestas y después de visitarme otra vez y de convencerle de que me hiciera un cultivo me dijo textualmente: «Y ahora ¿Qué quieres que te de yo a ti?». Me quedé petrificada. Pensé tu eres el médico y yo la enferma. Tu debes saber lo que tendría que hacer. 

Salí de esa consulta con una nueva crema, nuevos óvulos y una pastilla que tomé. Esos medicamentos únicamente me hicieron un efecto positivo durante 3 días. Y ya no pensé en regresar a mi médico habitual. En ese momento inicié la búsqueda de la solución. 


Como el dolor y la quemazón que me provocaban las cándidas no me dejaban dormir. Me pasaba las noches buscando soluciones a mi problema en Internet. Visité cientos de blogs, me compré libros, leí informes, me compré vitaminas, cremas, probióticos… vamos de todo y me puse a buscar todo tipo de doctores que fueran especialistas sobre el tema. 

Ya en los primeros días leí muchas teorías sobre la importancia de la alimentación para ganar la guerra a este «bichito diminuto» o sea la dieta y unos buenos hábitos alimenticios como elemento base para acabar con la candidiasis crónica. 


La verdad es que aún a día de hoy hay opiniones contradictorias sobre si la dieta realmente ayuda en la Candidiasis (sea vaginal o de otro tipo) pero después de leerme diferentes estudios llegué a la conclusión que la dieta era un factor importantísimo a tener en cuenta a la hora de luchar contra el sobrecrecimiento de la levadura cándida.

A fin de cuentas la floral vaginal está íntimamente ligada a la flora intestinal. Y no hay ninguna duda de que lo que comes afecta enormemente a las poblaciones de bacterias que habitan en nuestro cuerpo. 


En este post os cuento mis primeros pasos en la dieta PALEO y como la adapté para luchar contra la candidiasis vaginal. 

5 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *