Alimentación,  Candidas,  Paleo,  Probióticos,  Salud

Los 7 beneficios de la dieta anticandidas

Como seguramente ya sabes la dieta anticándidas es una dieta específicamente diseñada para ayudar a nuestros cuerpos a superar una infección por Candidiasis.

¿Qué es la Candidiasis y como se manifesta?

El sobrecrecimiento de los hongos Cándidas, sobretodo de la Cándida Albicans, puede afectar a diferentes partes del cuerpo, pero generalmente ocurre en la boca (especialmente en los bebés), en los oídos, la nariz, las uñas de los pies, las uñas de las manos, en el tracto gastroinestinal o en los genitales.

Los síntomas del crecimiento excesivo de Candida pueden variar desde trastornos digestivos hasta afecciones de la piel. Si no se trata, una infección por Cándidas puede extenderse a otras partes del cuerpo y causar graves problemas de salud. También puede debilitar nuestro sistema inmunológico, puede reducir nuestros niveles de energía e incluso afectar nuestra función cognitiva.

Así que, si bien el objetivo principal de la dieta anticándidas es acabar con esta infección por hongos y prevenir que vuelva a ocurrir, se ha comprovado que ésta dieta tiene muchos otros beneficios para nuestra salud. Especialmente para esas personas que llevan años luchando contra una Candidiasis y esta lucha les ha pasado factura en el cuerpo.

¿Por qué la dieta anticándidas tiene tantos beneficios para el cuerpo?

A diferencia de la mayoría de las otras dietas, la dieta anticándidas no pone el enfoque en perder peso sino en mejorar nuestra salud y esto va mucho más allá de la Candidiasis.

Muchos enfermos por Candidiasis soportan los síntomas durante muchísimo tiempo porque desconocen la causa. Pueden estar lidiando con fatiga extrema, confusión mental, infecciones recurrentes en los genitales, dolores de cabeza, resfriados frecuentes y más. Y la cosa es que muchos de estos síntomas tienen una causa principal: el crecimiento excesivo de las Cándidas en nuestros intestinos. Ya que un sobrecrecimineto excesivo de esta levadura en los intestinos altera todos los sistemas de nuestro cuerpo.

Pero la dieta anticándidas realmente puede mejorar nuestra salud… así que vamos a explicar todos sus beneficios.

….

1. La dieta anticándidas restaura un equilibrio microbiano saludable

Muchos de los síntomsa de la Candidiasis se deben a los efectos de un microbioma intestinal desequilibrado.

Nuestro colon y nuestro intestino delgado albergan muchas especies de bacterias beneficiosas. Cada una de estas especies juega una papel especial en ayudar a que nuestro cuerpo funcione correctamente en su día a día.

De hecho. estas bacterias producen miles de metabolitos diferentes y todos ellos tienen una gran influencia en nuestros niveles de energía, de estado físico o en la capacidad de respuesta de nuestro sistema inmunológico. Además, estas bacterias también inflyen en nuestra digestión, en la absorción de nutrientes, en nuestro estado de ánimo o en la salud de nuestra piel.

Cuando un patógeno como la Cándida Albicans (o cualquier otro tipo de Cándida porque yo sufrí la Cándida Krusei) empieza a crecer demasiado en el intestino, el delicado equilibrio de las bacterias saludables que evitan en él serán las primeras en sufrir.

Además, debéis tener en cuenta que uno de los peores culpables de estos desequilibrios intestinales es el azúcar. El azúcar es el principal alimento de las Cándidas y de las bacterias dañinas que habitan en nuestro intestino.

A mayor proliferación de bacterias dañinas, menor proporción de bacterias beneficiosas lo que conduce a un desequilibrio que conocemos como disbiosis. Padecer de disbiosis puede afectar la capacidad de nuestro cuerpo para descomponer y absorber nutrientes en los alimentos que consumimos y por lo tanto provoca que perdamos importantes vitaminas y minerales.

La dieta anticándidas puede ayudar a restaurar la buena salud de tu intestino. Al eliminar el azúcar de tu dieta, eliminarás la principal fuente de combustible para las bacterias patógenas y la levadura. Sin combustible, estas especies dañinas se debilitarán significativamente y serán menos capaces de propagarse. ¡Y esto dará a tus especies de bacterias saludables la oportunidad de regenerarse y dominar a las malas!

En pocas palabras: menos azúcar y alimentos más saludables alimentarán a tus bacterias saludables y matarán de hambre a tus bacterias malas.

2. La dieta anticándidas restaura la función inmunológica

Uno de los principales problemas causados por los desequilibrios como la Candidiasis es el efecto negativo que tiene en nuestro sistema inmunológico. Las personas con Candidiasis sufren más resfriados por ejemplo o más infecciones en la piel.

Esto tiene mucho que ver con el hecho de que alrededor del 70 por ciento de las células de su sistema inmunológico residen en nuestro intestino.

Los principios básicos de la dieta anticandidas, que incluyen evitar del todo el azúcar y comer alimentos ricos en nutrientes, mejorarán nuestro sistema inmunológico.

¿Qué alimentos recomienda la dieta anticándidas?

Por ejemplo, la dieta anticándida recomienda una ingesta diaria de alimentos integrales junto con fuentes de proteínas de calidad, grasas saludables, carbohidratos complejos y vegetales frescos.

Esto puede incluir carne magra, huevos y pescado, así como verduras sin almidón, verduras de hoja verde, cebollas, alcachofas y espárragos. También se pueden, en algún momento, tomar algunas frutas con bajo contenido de azúcar (como las bayas o las manzanas) y una variedad de hierbas y especias. Todas las hierbas y especies son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y fibra.

Además, la dieta incluye una serie de alimentos medicinales con propiedades antifúngicas, como el ajo, el jengibre, el aceite de coco, el clavo o la canela.

3. La dieta anticándida ayuda a mejorar la digestión

Una mala digestión es a menudo uno de los primeros signos de la Candidiasis. Cuando sufres una infección por Cándidas es normal sufrir de síntomas como hinchazón, gases, diarrea frecuente o estreñimiento.

Esto suele estar relacionado con la dieta. Las investigaciones muestran que una alta ingesta de azúcares puede ralentizar el tránsito intestinal. Un tránsito intestinal lento puede significar que los desechos permanecen en el intestino más tiempo y causan problemas como una mayor hinchazón o un aumento de gases. Además, todas las toxinas que llevan estos desechos, al estar más tiempo en el tracto gastrointestinal, pueden ser reabsorvidas por el torrente sanguíneo.

Otro efecto de este aumento de tiempo en el tránsito intestinal es el daño al revestimiento mucoso del intestino. La disbiosis causada por el crecimiento excesivo de las Cándidas puede conducir a un aumento en la producción de las endotoxinas, que dañan el revestimiento sensible del intestino y desencadenan procesos inflamatorios en nuestro cuerpo.

La membrana intestinal juega un papel vital como barrera de defensas dentro de nuestros intestinos. Cuando las células que residen dentro del revestimiento se dañan, las uniones estrechas que forman la barrera pueden aflojarse o volverse permeables. Esto se conoce como síndrome del intestino permeable y puede provocar intolerancias alimentarias o incluso alergias como la enfermedad celíaca.

Los alimentos de la dieta Candida se eligen para restaurar la función intestinal y también ayudan a reparar el intestino. Por ejemplo, los alimentos fermentados como el chucrut contienen probióticos, que se ha demostrado que mejoran la función digestiva.

Los suplementos probióticos y las grasas saludables (como los Omega 3) también pueden ayudar a restaurar el revestimiento del intestino.

4. La dieta anticándidas reduce la inflamación

Sufrir una Candidiasis y tener un intestino desequilibrado puede hacer que tu cuerpo luche constantemente contra la inflamación crónica.

La Candida Albicans libera una toxina llamada acetaldehído. Esta es una de las muchas toxinas que liberan las Cándidas. El acetaldehído es una neurotoxina que se ha relacionado con dolores de cabeza crónicos y daños neurológicos. También es la sustancia que causa la resaca. Provoca estrés oxidativo, desencadenando procesos inflamatorios en el organismo.

Cuando tu sistema inmunológico detecta toxinas o bacterias patógenas y levaduras, desencadena una reacción inflamatoria. Aunque la inflamación está diseñada para combatir patógenos dañinos, la inflamación crónica puede terminar dañando los tejidos sensibles del cuerpo e incluso el ADN. Con el tiempo, esto puede aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades.

Un desequilibrio intestinal como el crecimiento excesivo de las Cándidas puede causar inflamación crónica en el intestino y en otras partes del cuerpo. La dieta anticándidas está diseñada para reducir esta inflamación. Primero, las opciones de alimentos y los suplementos funcionan para reducir las colonias de Candida albicans en el intestino. Luego, con la ayuda de hierbas desintoxicantes y alimentos antiinflamatorios, también puede ayudar a reducir la inflamación.

Cuando sigas la dieta anticándidas, eliminarás los azúcares agregados y otros alimentos proinflamatorios como el trigo, el gluten, los aditivos artificiales o los alimentos procesados.

También comerás más alimentos ricos en probióticos como el kéfir y el chucrut, junto con hierbas antiinflamatorias como el ajo y la cúrcuma. Todos estos alimentos ayudarán a reducir los procesos inflamatorios en el cuerpo y ayudarán a una desintoxicación adecuada.

5. La dieta anticándidas puede mejorar tu estado de ánimo

El crecimiento excesivo de los hongos cándidas puede tener un impacto enorme en tu estado de ánimo. Puede provocar que te sientas deprimido o muy abatido. Gran parte de esto se debe a la estrecha relación entre el intestino y el cerebro. Conocido como «el eje intestino-cerebro».

Diversas investigaciones han demostrado que la disbiosis y la inflamación en el intestino, debidas al excesivo crecimiento de las Cándidas, están relacionadas con el desarrollo de enfermedades mentales, incluidas la ansiedad y la depresión.

Esto puede suceder cuando un microbioma intestinal desequilibrado provoca un mal funcionamiento en tu sistema nervioso central.

Se ha demostrado que las hormonas, los neurotransmisores y otros factores químicos que se liberan del intestino envían señales al cerebro. Estas señales tienen un impacto directo en tu estado de ánimo y en tu función cognitiva.

Cuando tu microbioma intestinal está fuera de servicio debido a un desequilibrio de bacterias saludables y una inflamación crónica, estas señales se ven afectadas negativamente.

Afortunadamente, investigaciones recientes han sugerido que los probióticos y los alimentos fermentados pueden ser una solución poderosa para esta falta de armonía entre el intestino y el cerebro.

Los estudios en ratones han demostrado que los probióticos pueden usarse para tratar tanto la ansiedad como la depresión, tanto como terapia independiente como para ayudar a los medicamentos farmacéuticos. De hecho, se ha descubierto que los probióticos reducen eficazmente los síntomas de ansiedad y depresión de una manera similar a los medicamentos recetados.

La dieta anticándidas incluye tanto alimentos fermentados como suplementos probióticos de alta calidad. Al incluir alimentos como yogur, chucrut y kéfir en tus comidas todos los días, permite restaurar, poco a poco, el equilibrio microbiano en tu intestino. Esto ayudará a mejorar tu microbiota intestinal para que, de esta manera, tu cuerpo pueda volver a producir los neurotransmisores y las hormonas necesarias para un estado de ánimo y una función cerebral saludables.

6. La dieta anticándidas restaura tu salud en general

Existen muchas evidencias de que una dieta alta en azúcares refinados es una de las principales causas no solo de Candidiasis, sino también de enfermedades crónicas como la obesidad o la diabetes.

Los alimentos ricos en nutrientes de la dieta anticándidas pueden ayudar a revertir esta situación. Las personas que han seguido esta dieta descubren en seguida de que tienen más energía, una cabeza más despejada y menos infecciones. Digieren los alimentos de manera más eficiente, lo que mejora su estado nutricional. También ven que su estado de ánimo mejora a medida que su cuerpo puede crear los aminoácidos necesarios para la función adecuada de los neurotransmisores.

Además los antojos por cosas azucaradas desaparecen muy rápidamente. A diferencia de las dietas de moda que solo son para perder peso, la dieta anticándidas trata únicamente de restaurar tu salud. Para conseguirlo, proporcionará a tu cuerpo los nutrientes que necesita en lugar de alimentos dañinos.

Esto incluye verduras frescas, alimentos probióticos, grasas y aceites saludables y fuentes nutritivas de proteínas como aves, pescado, nueces y huevos. Muchos de los alimentos de la dieta anticándidas tienen un alto contenido en fibra, por lo que pronto uno se siente lleno y es menos propenso a picar entre horas o a darse demasiados caprichitos.

¡Además, la dieta anticándidas te permite comer algunos ducles! Permite edulcorantes naturales como la stevia o el extracto de fruta de monje, que no contienen azúcar ni calorías.

7. La dieta anticándidas mejora el estado de tu piel

Una de las grandes aportaciones de la dieta anticándidas a nuestra salud es que mientras sigues esta dieta tu piel luce como nunca.

La piel es el órgano más grande nuestro cuerpo y es el primero que nota y refleja el estado de salud de nuestros intestinos. A menudo cuanto nuestra piel luce apagada, con imperfecciones, con líneas de expresión muy marcadas… realmente el problema está en nuestra microbiota intestinal.

Es por eso que la dieta anticándidas, que tiene como principal objetivo mejorar el estado de salud de nuestros intestinos y de todo nuestro aparato digestivo, también mejora el estado general de nuestra piel.

Cuando uno sigue la dieta anticándidas la piel luce luminosa, tiene un tono bonito, desaparecen las rojeces e incluso en algunas personas los eccemas. Y es que al eliminar el consumo de hidratos, de refinados y de azúcares devolvemos a nuestra piel el equilibrio que seguramente había perdido.

No debemos olvidar nunca de que, aparte de la radiación solar, el azúcar es el gran responsable del envejecimiento de cutáneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *