Candidas,  Probióticos,  Salud

La Candidiasis y el Acné

La primera persona que me habló de la Candidiasis fue mi peluquero y fue mucho antes que yo empezara a sufrir sus síntomas.

Él me comentó que hacía tiempo que sufría de acné y que había acudido a un médico naturista. Éste le había comentado que seguramente su acné adulto se debía a una Candidiasis. Modificó su dieta, tomó antifúngicos naturales y probióticos también naturales y en poco tiempo su acné mejoró.

En ese momento no le di mucha importancia al tema. No había oído nunca hablar de la Candidiasis, aunque si que siempre había sufrido de problemas cutáneos como rojeces y acné (en algunas épocas muy severo) y mi dermatóloga ya me había comentado que debía modificar mi dieta para mejorar mi piel.

Durante mi tratamiento contra la Candidiasis leí mucho. También sobre Candidiasis y acné. Y aunque el objetivo principal era terminar con una Candidiasis Vaginal Crónica que no me dejaba vivir, mi piel también mejoró enormemente durante el proceo. Así que me gustaría aprovechar este post para profundizar un poco más sobre el tema y responder a algunas de estas preguntas

¿Por qué el acné está asociado a la Candidiasis? ¿Qué podemos hacer para mejorar esta condición? ¿Qué hábitos me van a ayudar a luchar contra la Candidiasis y a mejorar el estado de mi piel?

Para empezar debemos tener en cuenta que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y nuestra salud cutánea no es más que el reflejo de lo que comemos, de los medicamentos que utilizamos y de las sustancias que introducimos a nuestro cuerpo. Así que todo lo que ingerimos repercute en nuestra piel.

Por otro lado el acné es un trastorno muy común que sufren tanto adolescentes como adultos y que puede afectar enormemente la autoestima de quienes lo padecen. Pero

¿Qué relación tiene el acné con la Candidiasis?

Al tratar de encontrar un tratamiento efectivo para el acné, los investigadores descubrieron hace tiempo que existe un vínculo claro entre los problemas intestinales y los problemas de la piel. Los desequilibrios intestinales como el crecimiento excesivo de los hongos Cándida son una de las causas principales del acné.

¿Pero por qué razón ocurre?

Principalmente porque la Candidiasis altera las paredes de los intestinos y los convierte en permeables, lo que ocasiona lo que conocemos como «la síndrome del intestino permeable». En un intestino permeable las toxinas se escapan del intestino y fluyen hacía al torrente sanguíneo ocasionando inflamación crónica y problemas tan diferentes como: cansancio, diarrea, hinchazón abdominal, intolerancia alimentaria o problemas en la piel.

De hecho, diferentes estudios de los que os dejo los siguientes links: estudio 1, estudio 2 y estudio 3, han demostrado que los pacientes con acné tienen niveles más altos de Endotoxinas de Lipopolisacárido (LPS) en la sangre y reaccionan a ciertas cepas bacterianas que las personas sin acné no tienen. Esto sugiere que las personas con acné también sufren de una mayor permeabilidad intestinal.

Actualmente se cree que una microbiótica intestinal sana ayudará a reducir el acné. Pero ¿Cómo debo mejorar la microbiótica intestinal?

1. Comer menos azúcar:

Para tener una piel libre de acné y una microbiótica intestinal sana primero de todo debemos reducir la cantidad de azúcar que consumimos y eliminar especialmente todos los azúcares refinados y los almidones. El azúcar es una de las principales causas de la inflamación que causa problemas en la piel y también es uno de los factores que más contribuyen al crecimiento excesivo de las Cándidas. Para conseguirlo os sugiero que os olvidéis de las comidas preparadas y de los procesados.

2. Beber Mucha agua:

Beber mucha agua todos los días es una de las mejores maneras de eliminar las toxinas que contribuyen a los problemas de la piel. La hidratación ayuda a mantener las vías de desintoxicación del cuerpo funcionando de manera efectiva, manteniendo la piel fresca y limpia por dentro.

3. Tomar probióticos:

Los probióticos son fundamentales para tener una buena salud intestinal. Son el pilar de nuestra microbiótica. Los probióticos ayudan a restaurar las bacterias intestinales «buenas» que mantienen saludable nuestro sistema digestivo. Además, los probióticos también ayudan a revertir el «intestino permeable» al permitir que las células sanas reparen el revestimiento intestinal. De hecho, los estudios muestran que los probióticos pueden ser una forma efectiva de tratar el acné y mantenerlo a raya. Por cierto ya os hablé de los probióticos en este post y en este.

4. Incorporar alimentos antifúngicos a nuestra dieta

Para mantener a raya los parásitos intestinales o los hongos oportunistas como las Cándidas yo también os aconsejo incorporar a la dieta alimentos antifúngicos. Principalmente os van ayudar a luchar contra infecciones víricas o contra las «malditas» Cándidas y al mismo tiempo no van a destruir las bacterias buenas como los lactobacillus, al contrario que los antibióticos que arrasan con todo, lo bueno y lo malo. En este post ya os hablé de los antifúngicos naturales como por ejemplo el ajo, el aceite de coco, el aceite de orégano, la cebolla, la cúrcuma o la canela.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *