Candidas,  Experiencias,  Probióticos,  Salud

Cómo escoger los mejores suplementos probióticos para luchar contra la Candidiasis

Los probióticos son fundamentales para nuestra salud y uno de nuestros principales aliados cuando luchamos contra una Candidiasis. Pero, aunque son muy necesarios para recuperar nuestra flora intestinal, hay tal variedad de probióticos que no todos nos valen para acabar con las temidas Cándidas.

Pero además, los probióticos no son únicamente útiles para las personas que sufren una Candidiasis, sinó que son muy necesarios para todas las personas que sufren problemas intestinales o digestivos.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son suplementos que contienen bacterias beneficiosas que ya viven de manera natural en nuestros cuerpos. Cuando sufrimos una Candidiasis la población de bacterias buenas de nuestros intestinos (probióticos) decae estrepitosamente, lo que afecta a nuestra salud.

De hecho, son los suplementos probióticos los encargados de «repoblar» nuestro sistema digestivo para que vuelva a fortalecerse y sea más fuerte ante posibles infecciones como la Candidiasis.

Es por eso que después de sufrir una Candidiasis es tan importante administrar probióticos como al mismo tiempo escoger el que sea más adecuado para nuestra microbiota intestinal.

Pero claro, escoger el probiótico más eficaz después de una Candidiasis, puede ser un poco confuso. Así que en este post queremos daros algunos consejos para encontréis el que es más idoneo para vosotros.

¿Qué consideraciones deberíamos tener en cuenta antes de escoger el mejor probiótico?

..

Escoge un probiótico que sea capaz de llevar las bacterias hasta los intestinos

Cuando nos tomamos pastillas o suplementos alimenticios, normalmente éstos se disuelven cuando llegan al estómago y se encuentran con los jugos gástricos. Es en ese punto cuando sus propiedades son absorbidas por el cuerpo humano y empiezan a ser efectivas.

En cambio, es importante que cuando administramos probióticos éstos no se disuelvan en el estómago, sino que lleguen directamente hasta el intestino y allí se vayan diluyendo poco a poco.

Desgraciadamente, la mayoría de probióticos tradicionales utilizan cápsulas vegetales que no son adecuadas para las bacterias probióticas. De hecho, se ha demostrado que cuanto ingerimos probióticos tradicionales únicamente alrededor de un 4% de las bacterias llegan al intestino. El 96% restante está expuesto a los ácidos del estómago y mueren antes de llegar a los intestinos.

Escoge probióticos que utilicen el sistema BIO-TRACT

El sistema BIO-Tract es la única tecnología de liberación controlada disponible para los probióticos en el mercado a día de hoy.

Se calcula que los probióticos que utilizan el sistema BIO-Tract liberan el 60% de sus bacterias en los intestinos. Eso es 15 veces más que los probióticos tradicionales.

¿Cómo funciona el sistema BIO – TRACT?

Las píldoras de probióticos realizados con BIO-TRACT reaccionan con la humedad de nuestro tracto gastrointestinal. Al hacerlo forman una capa protectora alrededor de las bacterias probióticas y consiquen que éstas pasen de manera segura el ácido del estómago.

Una vez que las píldoras llegan a nuestros intestinos, éstos liberan lentamente las bacterias buenas a lo largo del día. De esta forma vas a recibir en tu intestino las bacterias útiles que realmente necesitas y no las vas a perder por el camino.

El número de bacterias UFC que contienen los probióticos es importante

Para los que no lo conozcáis el término UFC significa: Unidad Formadora de Colonias y nos dice el número de bacterias vivas y activas que podemos encontrar en una dosis de probiótico. Al tratarse de colonias que «están vivas» el número que nos ofrece, no es del todo correcto, pero nos ayuda a comparar probióticos entre si.

En teoría, cuanto mayor es el recuento de UFC, más eficaz es el probiótico.

Antes de escoger un probiótico es importante que nos leamos las instrucciones de forma cautelosa. Ya que no todos los productos que se venden como probióticos nos informan correctamente del número de UFC que contienen. Pero para que os hagáis una idea:

  • Un probiótico debe contener al menos 10 mil millones de UFC para que sea útil para un adulto
  • Un probiótico debe contener al menos 5 mil millones de UFC para que sea útil para un niño. (datos recogidos del siguiente estudio)

Cuanto mayor sea el recuento de UFC, mayor será la cantidad de bacterias útiles que llegarán a tus intestinos y antes será tu recuperación.

El tipo de bacterias que contiene

También es importante tener en cuenta cuáles son las cepas de bacterias que se encuentran en un probiótico. Este punto puede resultar un poco confuso porque existen innumerables variedades, todas diferentes pero, al mismo tiempo, algunas demasiado similares.

Aunque existe mucha investigación sobre el tema aún está todo muy reciente pero para que lo entendáis. Si se quema un bosque de encinas no es buen replantarlo con abetos. Las condiciones del terreno, la humedad, el tipo de rocas… todo está preparado para que allí vivan encinas y también todo el ecosistema que depende de ellas. Introducir una cepa o variante diferente puede alterar, para mal, todo el ecosistema que ha existido hasta el momento.

Por lo que respecta a los probióticos vamos a presentaros algunas de las cepas que se ha demostrado que son más eficaces en el caso de una Candidiasis.

PLANTARUM DE LACTOBACILLUS

Se trata de una bacteria muy adhesiva, se adhiere a la pared intestinal y promueve la cicatrización intestinal. Es excelente para combatir las bacterias y levaduras que nos causan problemas, como la E. coli o la Candida albicans.

La L. plantarum ayuda a proteger la membrana que rodea nuestro intestino. Debido a estas propiedades, es una excelente opción para cualquier persona que sufra de colitis o también la enfermedad del intestino irritable.

Los estudios han encontrado que esta bacteria resistente puede sobrevivir en ambientes severos e incluso a un tratamiento simultáneo con antibióticos. Si por razones médicas necesitas tomar antibióticos y quieres evitar el crecimiento excesivo de las Cándidas, la L. plantarum es una opción ideal como probiótico.

De hecho, en occidente, somos muy pocos los que tenemos una población significativa de L. plantarum en nuestro tracto digestivo, sobretodo debido a nuestras dieta alta en azúcar, alcohol y grasas. Sin embargo, en aquellas culturas saludables, como por ejemplo en las tribus africanas, está muy presente en su microbiota intestinal.

Se ha demostrado que la cepa L. plantarum mejora la extracción de nutrientes de los alimentos, reduce la inflamación y mejora los síntomas de la salud digestiva.

LACTOBACILLUS PARACASEI

Los probióticos L Paracasei tienen poderosas propiedades antibacterianas y pueden impedir el crecimiento de agentes patógenos comunes, como la bacteria E. coli o Candida albicans. Toda esta información la podéis encontrar en el siguiente estudio.

La L. paracasei también es extremadamente útil como herramienta contra la Porphyromonas gingivalis, causante de la enfermedad periodontal.

LACTOBACILLUS ACIDOPHILUS

La L. Acidophilus es quizás la bacteria probiótica más conocida y mejor investigada. Muestra un potencial notable en la batalla contra la Candidiasis y se ha demostrado que inhibe significativamente la velocidad a la que crecen las levaduras. Esta es, sin ningún lugar a dudas, una de las bacterias probióticas más eficaces contra la Candida albicans.

La L. acidophilus produce ácido láctico como subproducto de tu metabolismo. Esto ayuda a regular la acidez en el intestino, estimula su sistema inmunológico y evita que la Candida albicans cambie a su forma fúngica (necesita un ambiente alcalino para conseguirlo).

También se ha descubierto que este notable microbio reduce el colesterol, previene y trata la diarrea, anula los efectos del síndrome del intestino irritable, promueve la pérdida de peso, disminuye los síntomas de los resfriados y de la gripe, reduce las alergias y el eccema, y es una bacteria excelente para mejorar la salud intestinal.

Escoge un probiótico que contenga diferentes cepas de bacterias

Tu microbiota intestinal está formada por más de 1000 especies diferentes de bacterias. Es por eso, que cuando eliges un probiótico, tiene todo el sentido optar por uno que tenga una gran variedad de cepas.

La microbiota intestinal funciona como si fuera un equipo y cada cepa de bacterias tiene su función concreta. Es por eso que a mayor número de cepas más rápida será la recuperación.

Busca un probiótico que tenga al menos 5 cepas de bacterias, y si es posible muchas más.

Comprueba que el resto de ingredientes que «acompañan» a los probióticos no sean nocivos para tu salud intestinal


Todos los comprimidos y las cápsulas que ingerimos, aparte de la fórmula curativa también incluyen ingredientes de relleno adicionales. Por lo general, estos ingredientes extra se incluyen para prolongar la vida útil del fármaco o suplemento, también para endulzarlo o para conseguir que sea más fácil verter las cápsulas o diluirlo.

Yo os sugiero que tengáis cuidado con estos suplementos de relleno ya que a menudo pueden resultar un poco dañinos para nuestra salud intestnal. Además también pueden contener sustancias que nos produzcan alergias o intolerancias.

Por ejemplo, algunos fabricantes de probióticos usan gluten, nueces, productos lácteos o productos de origen animal.

Además, muchos suplementos también contienen grandes cantidades de encías. Las encías se utilizan de manera habitual en algunas vitaminas o probióticos de textura gomosa. El problema es que ésta sustancia puede irritar nuestros intestinos y empeorar de nuevo los síntomas de la Candidiasis.

Al mismo tiempo, también debemos tener cuidado con los edulcorantes innecesarios. Estos azúcares pueden venir denominados de muchas formas diferentes, como azúcar, sucralosa, maltodextrina y muchos más. El número de sinónimos es practicamente infinito. Pero, claro, algunos de estos edulcorantes pueden alimentar bacterias patógenas y levaduras, y otros son irritantes intestinales,

También puede ser que en la lista de ingredientes vea Fructooligosacárido (FOS). Esto no es un relleno; es lo que llamamos prebiótico. Lo que hacen los prebióticos es ofrecer una fuente de alimento para las bacterias del probiótico. Esto le da a las bacterias probióticas una mayor posibilidad de sobrevivir hasta el intestino.

Tomar grandes cantidades de prebióticos como FOS puede resultar un problema a largo plazo, ya que pueden alimentar a las Cándidas. Pero las pequeñas cantidades que acompañan a los suplementos probióticos no suponen para nada un problema para nuestra salud. Así que es conveniente utilizar un probiótico que contenga una pequeña cantidad de FOS.

¿Cuando es conveniente tomar un probiótico?

Ahora que ya has encontrado (o te han recetado) un probiótico adecuado para ti, deseas saber cuando es el mejor momento para tomarlo y obtener el máximo beneficio posible de él. Así que,

¿A qué hora del día deberías tomar el probiótico?

En este punto la cosa se lía un poco ya que cada marca de probióticos ofrece instrucciones diferentes. Además quizás el farmacéutico te diga otra cosa distinta o por internet leas algo diferente.

Para empezar, debemos tener en cuenta que nuestro tracto gastrointestinal inferior es donde las bacterias probióticas son más efectivas, pero necesitan estar vivas cuando llegan a su destino. No es una tarea tan fácil si consideramos que nuestro estómago es altamente ácido.

El mejor enfoque, como lo demuestran múltiples estudios de investigación, es tomar los probióticos cuando el contenido de nuestro estómago sea lo menos ácido posible. Esto le da a las bacterias probióticas una mayor probabilidad de llegar con éxito a los intestinos, su destino final.

Lo mejor, según el punto de vista de algunos estudios como éste, se debe tomar el probiótico justo después de haber comido, para que nuestros estómagos no estén vacíos y no contengan demasiado ácido. Un estómago vacío tiene un pH de alrededor de 2. Después de la comida, el pH sube hasta 7, que es neutro.

La ventaja de tomar los suplementos probióticos inmediatamente después de comer es que tu comida amortiguará el ácido y tu probiótico tendrá una mayor probabilidad de llegar a tu intestino.

Si tomas un probiótico que utiliza un sistema de liberación controlada como el BIO-tract, quizás la hora de la ingesta es menos determinante.

Asi que:

  • Toma tu probiótico durante o inmediatamente después de una comida
  • Si tu comida contiene grasas incluso mucho mejor
  • Si tu probiótico utiliza el sistema BIO-tract, el momento de la ingesta es mucho menos importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *