Candidas,  Probióticos,  Salud

La Candidiasis Vaginal Crónica y los probioticos. Cuáles he probado y qué me han parecido

La flora vaginal y la intestinal quedan muy tocadas después de una Candidiasis. La Candidiasis, que lo arrasa todo a su paso, deja nuestra vagina y nuestros intestinos como una auténtica zona cero.

Se destruyen nuestras defensas y también el resto de microorganismos que forman parte de estos entornos y que son sumamente importantes para nuestra salud.

Para poner remedio a esta situación es importantísimo que en nuestra lucha contra la candidiasis combinemos el uso de antifúngicos con probioticos.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son bacterias vivas y levaduras que son buenas para nuestro organismo, especialmente nuestro sistema digestivo.

Nuestros cuerpos están llenos de bacterias, tanto buenas como malas, y los probióticos forman parte de las llamadas bacterias «buenas» o «útiles» y ayudan a mantener sanos tanto nuestros intestinos como nuestra vagina y además ayudan a nuestras defensas. 

Por cierto, aunque hay diferentes tipos de probióticos los más comunes son los lactobacillus 

¿Cuándo empezar a tomar probióticos durante la candidiasis?

Yo empecé a utilizar probióticos casi al mismo tiempo que empecé con los antifúngicos. Tanto mi ginecóloga habitual como la especialista para la candidiasis a la que acudí  me recetaron probióticos y me recomendaron combinarlos con la toma de antifúngicos. 

¿Cómo escoger el mejor probiótico?

Durante mi lucha contra la candidiasis probé diferentes tipos de probióticos tanto orales como vaginales e incluso combiné la toma de vaginales y orales al mismo tiempo. Tenéis que tener en cuenta que la mayoría de probióticos combinan diferentes cepas de lactobacillus muy distintas.

No hay dos probióticos con la misma combinación, pero al mismo tiempo cada persona tiene su propia flora vaginal e intestinal, por lo que a menudo un probiótico puede ser ideal para una persona pero puede provocar más irritaciones o molestias a otras. 

Atención: Después de la menstruación, cuando nuestra vagina está más vulnerable, la Candidiasis puede volver, por lo que es conveniente utilizar algún probiótico vaginal u oral durante 3 o 4 meses después de una candidiasis para prevenir nuevas infecciones vaginales.

Yo el primer probiótico que utilicé fue: Isadin Plus Probiótico Vaginal
Se trata de un probiótico vaginal que se tiene que guardar en la nevera por lo que recomiendo comprarlo directamente en la farmacia.

Es muy caro pero en mi caso fue milagroso.

El tratamiento consta de 10 cápsulas. Durante los primeros 6 días de tratamiento se deben introducir en la vagina cada noche una de las cápsulas y después el resto de cápsulas 1 a la semana durante 4 semanas.   

Yo, aparte del precio que es de escándalo, únicamente puedo hablar maravillas de este probiótico.

Des de la primera cápsula noté alivio casi de inmediato. Dejé de sentir molestias al instante y repetí el tratamiento dos cajas enteras (aún guardo en la nevera una caja por si acaso la necesito en un futuro).
Para mi las grandes pegas de este probiótico, aparte del precio, fueron que no me proporcionaba la hidratación que necesitaba y que además me dejaba muy seca, no me ayudaba a recuperar el flujo vaginal después de la Candidiasis.

Así que después de la segunda caja, cuando ya estaba bastante recuperada no lo utilicé más.


El segundo probiótico que prové fue: Donacilus
Este probiótico me lo recetó mi ginecóloga habitual. Se trata de un probiótico oral. Me tomé 1 cápsula al día durante 30 días.

En parte solapé la toma de estos probióticos con los óvulos vaginales de Isadin. Tengo que decir que este producto es muy bueno.

Calidad precio es más que correcto pero tardas bastante más que con otros probióticos en notar sus efectos por lo que yo lo recomendaría sobretodo para tomarlo cuando ya estás recuperada y buscas no recaer, como método de prevención.

El tercer probiótico que prové fue: Lactoflora Protector Íntimo
Empecé a tomar Lactoflora Protector Íntimo, un probiótico oral, después de terminar la caja de Donacilus y tengo que decir que funciona genial.

Como aparte de lactobacillus tiene vitamina A me ayudó mucho a recuperar el flujo vaginal. La Candidiasis reseca mucho las paredes vaginales lo que provoca dolores y una sensación de  picazón muy desagradable. 

Se recomienda tomar un comprimido de Lactoflora Protector Íntimo una vez al día durante 20 días, después reposar 10 días y si aún tienes molestias repetir la misma acción.

Como yo realmente tenía mucha sequedad vaginal me tomé dos comprimidos al día durante 10 días y los siguientes 10 días un comprimido al día. Después reposé durante una semana y me compré otra caja que al terminar ya no volví a comprar porqué ya me había recuperado del todo. 


El cuarto probiótico que utilicé fue: Physioflor Vaginal
Se trata de unos probióticos de uso vaginal, mucho más baratos que los Isadin Plus, que básicamente está enfocado a restablecer el equilibro vaginal después de alteraciones como la candidiasis.

Yo fué el último probiótico que utilicé. Tengo que decir que mientras lo utilizaba (únicamente utilicé una caja) me producían un poco de irritación pero fue terminarlos y noté una gran mejoría así que tengo una relación de amor-odio con ellos.

Y El quinto probiótico que compré fue: Melagyn Probiótico Vaginal
En realidad aunque compré estos probióticos vaginales  nunca llegué a utilizarlos.

Me los recetó la comadrona de mi centro de atención primaria la segunda vez que acudí con un brote de Candidiasis a lo béstia (era tan a lo béstia y tenía tal inflamación que tenía que acudir al baño cada 15 minutos).

Intenté probar un comprimido  pero como estaba tan tocada por la Candidiasis mi cuerpo los expulsó en unas horas y ya no lo volví a intentar, así que de momento no puedo aportar mi opinión. 

¿Y vosotras que probióticos habéis probado? 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *