Candidas,  Experiencias,  Probióticos

Candidiasis de repetición ¿y ahora qué hago?

A los 8 meses de estar limpia de Candidiasis tuve algunas molestias vaginales y me volví a temer lo peor, acudí directamente a urgencias del Hospital pero allí me diagnosticaron

Vaginosis Bacteriana

(que requiere de otro tratamiento muy diferente al de la Candidiasis Vaginal y del que os hablaré otro día), me recetaron unos óvulos vaginales, me leí el prospecto y en ese momento me di cuenta que uno de los posibles efectos secundarios de este medicamento era la aparición de Candidiasis, pensé no. ¡Qué horror! ¡Otra vez no!

Así que compré unos probióticos para intentar aumentar las defensas durante el tratamiento.

Al sexto día de tratamiento volvía a tener molestias. Acudí al médico de nuevo pensando que la vaginosis no se terminaba de marchar pero para mi sorpresa ya no tenía Vaginosis. Ahora volvía a tener Candidiasis. 

Por un momento pensé que volvía al año anterior.

Había luchado contra la Candidiasis durante medio año con todas mis fuerzas y de repente, después de 8 meses limpia, volvía el mismo horror.

Fue en ese momento que me di cuenta que la recuperación después de una Candidiasis incluye también las recaídas. Mi Flora Vaginal había quedado muy tocada después de tantos meses de tratamiento y a la mínima alteración la Candidiasis regresaba en todo su esplendor. 


Primero de todo pero quiero aclarar que aunque fue una recaída de Candidiasis, en esta ocasión no fue tan agresiva como la primera vez.

Ahora ya tenía más conocimientos sobre el tema y no tenía los lactobacillus por los suelos. Los médicos me recetaron de nuevo un tratamiento de óvulos y crema vaginal (muy efectivos contra la Candidiasis por Cándida Albicans).


Igualmente decidí completar el tratamiento con la toma de probióticos orales, antifúngicos naturales orales y también probióticos vaginales (una vez terminado el tratamiento médico para aumentar las defensas en el área vaginal).


Al mismo tiempo también pedí cita a mi ginecóloga habitual para que hiciera un control de cultivos y poder determinar la cantidad y el tipo de Candidiasis que me estaba afectando esta vez.

Sobretodo si veía que el tratamiento no terminaba de funcionar. Además también me diría si requería de algún otro tipo de medicamento para acabar con el brote actual de Candidiasis.

Esta recaída me sirvió para darme cuenta de que había vuelto a hacer las cosas un poco mal desde hacía un tiempo en tres ejes fundamentales:


1. Hacía muchos meses que había dejado de tomar probióticos orales. Los probióticos habían sido muy efectivos en la lucha contra la Candidiasis, que a mi no únicamente me afectaba a nivel vaginal, y los dejé de golpe y porrazo.

Me di cuenta que a partir de ese momento, a modo de prevención, debía tomar probióticos orales diariamente durante al menos unas semanas cada año.


Escogí tomar una cápsula diaria de PROFAES4 MUJER, un suplemento nutricional que aparte de lactobacillus contiene arándono rojo (para prevenir cistitis recurrentes) y vitaminas B6 y C que ayudan a funcionar mejor al sistema inmunitario. (Haré un review sobre el producto próximamente)


2. Además decidí volver a hacer una dieta paleo severa de nuevo por unas semanas.

Aunque ya hacía como 4 meses que comía más o menos normal (siempre evitando los lácteos, productos refinados, el café y el chocolate), me di cuenta que hacía unas semanas, coincidiendo con las Navidades, que me estaba pasando. Había tomado bastantes dulces y productos poco nutritivos.

Igualmente a día de hoy sigo sin tomar productos lácteos y poquísimos cereales, siempre integrales o sino trigo serraceno.


3. Por otro lado decidí volver a incluir la toma de un antifúngico que había comprado cuando estaba en el anterior tratamiento pero que como me había llegado muy tarde no había empezado a consumir porque ya estaba curada.

El antifúngico en cuestión es: Candida Support. Contiene aceite de orégano, Pau D’arco, Ácido Caprílico, vitamina B y también nogal negro americano, un árbol que crece en algunas regiones de América del Norte.

De hecho, aunque no tenía ni tengo ningún síntoma de Candidiasis Intestinal lo tomo a modo de prevención, para limpiar mis intestinos y hacer que funcionen mejor y así fabriquen bacterias «buenas» (lactobacillus) para mi vagina.


Así que para todas las que estáis luchando contra la Candidiasis Vaginal Recurrente tenéis que tener en consideración que las recaídas son habituales, que a veces los medicamentos no son suficientes, pero que cuando ya habéis salido de el pozo una vez podéis salir dos veces, que no abandonéis los probióticos durante algún tiempo y que sobretodo vigiléis los hábitos alimenticios en épocas de estrés o fiestas o cuando toméis antibióticos. 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *